El hábito de morderse las uñas

el habito de morderse las u%C3%B1as El hábito de morderse las uñas

Morderse las uñas, ¿sólo un hábito o hay detrás algún trastorno psicológico?

En el post de ayer hablamos un poco de cómo la hipnosis puede ser una herramienta útil para eliminar aquellos hábitos no deseados que tanto nos pueden llegar a molestar.

Mark Hogan, comentó que uno de los hábitos de los que le gustaría liberarse, es el hábito de morderse las uñas y preguntaba cómo resistirse a los malos hábitos y reforzar aquellos que nos son beneficiosos.

Hoy dedicaremos el post a la onicofagia, nombre científico de este hábito que proviene del griego onix, uña, y phagein, comer.

El hábito de morderse las uñas suele aparecer en muchos casos entre los 3 y los 5 años de edad y aumenta hasta los 10-12 años, edad en la que muchos niños renuncian a él sin ningún problema. A partir de los 13 años sigue afectando a uno de cada cuatro adolescentes y sólo uno de cada diez adultos continúa comiéndose la uñas.

Cuando el hábito de morderse las uñas aparece durante la infancia puede ser debido a simple imitación por parte del niño de algún amiguito o de uno de los padres y en estos casos es fácil que con el tiempo se elimine sin más o que con una o dos sesiones de hipnosis quede totamente erradicado.

En algunas personas puede que la onicofagia vaya asociada a cierto nivel de estrés, ansiedad o nerviosismo y si esto se da en niños es indicio de que el menor necesita de cierto apoyo emocional.

Es importante  recordar que, la onicofagia, al ser un hábito, un acto reflejo no consciente, puede resultar muy difícil de eliminar voluntariamente y que requiera de la ayuda de un especialista.

Entre las causas psicológicas que nos pueden llevar a adquirir este hábito está la necesidad de calmar los nervios, la angustia, la tristeza o la impotencia ante problemas cotidianos. En los casos más extremos se da en aquellas personas que sufren de estados obsesivos y/o agresivos.

En los casos en los que detrás de la onicofagia existen causas psicológicas, sería necesario tratar primero los problemas o trastornos en cuestión, para poder eliminar la onicofagia con efectividad.

Comparte:
  • email link El hábito de morderse las uñas
  • twitter El hábito de morderse las uñas
  • googlebookmark El hábito de morderse las uñas
  • facebook El hábito de morderse las uñas
  • stumbleupon El hábito de morderse las uñas
  • delicious El hábito de morderse las uñas
Posted in Uncategorized, September 18th, 2011 | Eva Palmer

Archives





14 Responses



Leave a Reply