La mente y el cerebro

 ¿Son una misma cosa? A pesar de las muchas teorías científicas y filosóficas de los últimos doscientos años, mente y cerebro siguen siendo dos términos que a menudo se confunden, intercambian  y que, a veces, incluso escapan a nuestro total entendimiento.                                                

A menudo oigo hablar de la mente y del cerebro como si fueran dos palabras que describen una misma cosa o concepto. Sin querer adentrarme en teorías científicas veamos brevemente algunas descripciones que nos ayuden en nuestra comprensión:

El cerebro es un órgano del cuerpo, en el que ocurre todo el proceso central del sistema nervioso.  Este órgano contiene billones de neuronas y controla todas nuestras funciones corporales, es una masa dentro de una bóveda craneana y su área y peso se pueden medir.

La mente, en cambio, no tiene un límite de tamaño, tampoco un peso y un área. La mente  es básicamente la esencia de lo que somos. Son los pensamientos, los recuerdos, la memoria en un conjunto que no puede ser tocado ni visto, que sin embargo tenemos presente todo el tiempo.

El cerebro podemos decir que pertenece al mundo de la realidad física, a los objetos naturales tanto inanimados como biológicos.

 Los fenómenos mentales, las percepciones, los sentimientos, las intenciones, los recuerdos, estados de conciencia,…pertenecen al mundo de la mente.

A pesar de que, como vemos,  mente y cerebro son dos entidades distintas, entre ambas existen interacciones:

Las experiencias de la mente están en relación con los procesos neuronales que tienen lugar en las áreas asociativas del córtex cerebral aunque no son ello.

Las informaciones procedentes de los órganos sensoriales son transmitidas al cerebro, pero sólo en la mente se transforman en las experiencias perceptivas que, de nuevo,  son distintas a los procesos cerebrales.

Por último, la mente es capaz de actuar sobre los procesos cerebrales desencadenando procesos neuronales: recordar algo, hacer un cálculo mental, proyectar una idea, imaginar una situación futura,…

En definitiva, la mente selecciona la información procedente de multitud de centros cerebrales y los integra en un todo, ejerciendo una función superior de interpretación y control de los procesos neuronales. La unidad de la experiencia consciente es producto de la mente y no de los procesos cerebrales.

Tal vez la descripción más poética y gráfica que he encontrado hasta ahora sobre la mente y el cerebro es la de Antonio Damasio en su “Creación cerebral de la mente”:

 El cuerpo y su cerebro son entidades públicas, mostrables, externas e inequívocamente objetivas. La mente es una entidad privada, escondida, interna e inequívocamente subjetiva.

Comparte:
  • email link La mente y el cerebro
  • twitter La mente y el cerebro
  • googlebookmark La mente y el cerebro
  • facebook La mente y el cerebro
  • stumbleupon La mente y el cerebro
  • delicious La mente y el cerebro
Posted in Uncategorized, April 8th, 2011 | Eva Palmer

Archives





17 Responses



Leave a Reply