Me muerdo las uñas

imagesCA523XBW Me muerdo las uñasEn el último post vimos que la costumbre de comerse las uñas puede afectar a personas de cualquier edad, aunque es más común en niños que en adultos.

Si bien la onicofagia puede resultar en algunos individuos una forma de reducir la ansiedad, las causas que llevan a este mal hábito pueden ser de diversa índole.

En el caso de los más pequeños, a veces aparece por pura imitación, ya que los niños tienden a imitar lo que ven en sus amigos o en sus padres. No obstante, en la mayoría de los casos, este hábito es originado por alguna situación que les crea anisedad y el hábito es una alerta hacia los padres de que existen determinados elementos que el niño no está logrando manejar en relación a sus emociones y este comportamiento es su forma de expresarlo.

Si bien más de la mitad de los niños consiguen eliminar este hábito,  puede continuar en la adolescencia, afectando a uno de cada cuatro jóvenes y se considera que únicamente uno de cada diez adultos lo sufre.

El hábito de morderse las uñas se convierte con el tiempo en un acto reflejo del que no se es consciente y por ello resulta más difícil dejarlo, sobre todo ante situaciones de estrés, nerviosismo, angustia, insatisfacción personal, etc., que intensifican el hábito, generando así un círculo vicioso muchas veces difícil de romper.

Además de afectar a nuestra salud, este hábito también representa un problema estético, especialmente para las mujeres, por los que éstas suelen ser las primeras en buscar ayuda.

Quitando los casos en los que la onicofagia aparece por imitación en la mayoría de los casos las causas son ser de índole  psicológico o psicosomático. Veamos:

Causas psicológicas:

La onicofagia puede ser utilizada como forma de calmar momentos de nervios, ansiedad , angustia, tristeza… Cualquiera de estos estados puede desencadenar inconscientemente y de una manera compulsiva la necesidad de comerse las uñas. El estrés, la sensación de impotencia ante problemas cotidianos familiares, laborales o escolares pueden desarrollar un complejo que lleva a una persona a comerse las uñas. En casos más extremos aparece en personas que sufren de estados obesivos, compulsivos y agresividad.
Causas psicosomáticas:

En los casos más severos la onicofagia puede aparecer en formas más conscientes de lesiones autoinfligidas. Algunos de los rasgos distintivos que pueden favorecer actitudes negativas e influir emocionalmente en el comportamiento del sujeto durante la niñez, adolescencia y hasta la edad adulta, podemos encontrar: cambios dramáticos en la unidad familiar, no asumir la pérdida de un ser querido, violencias y disputas domésticas reiteradas ante el individuo, divorcios y separaciones de los padres, rechazo hacia alguna(s) persona(s) nueva(s) incorporadas en la familia, malos tratos, presión por los estudios en el ambiente familiar o escolar… Pero en la mayoría de estas causasson las frustraciones acumuladas, la timidez y la baja autoestima son los rasgos más significativos que llevan al sujeto a morderse las uñas.

Comparte:
  • email link Me muerdo las uñas
  • twitter Me muerdo las uñas
  • googlebookmark Me muerdo las uñas
  • facebook Me muerdo las uñas
  • stumbleupon Me muerdo las uñas
  • delicious Me muerdo las uñas
Posted in Uncategorized, April 12th, 2011 | Eva Palmer

Archives





16 Responses



Leave a Reply