Nuestras dos mentes

iceberg Nuestras dos mentes

La imagen del iceberg ilustra la mente consciente (aquella que se ve) y la mente subconsciente (todo lo que hay por debajo)

El estudio de la mente humana es un proceso fascinante y complejo en el que parece no haber fin. A pesar de nuestra fascinación por ella y los esfuerzos por entenderla, sigue siendo la gran desconocida. Si es tan importante, ¿por qué sabemos tan poco de ella?

Nuestra mente controla no sólo lo que decimos o hacemos, si no también cómo pensamos o nos sentimos. También sabemos que a veces sentimos la total certeza en algo pero no logramos explicar por qué, o incluso querríamos cambiar cómo nos sentimos y, a pesar de saber qué hacer, la empresa nos parece imposible.

Muchas veces nos invade la  tristeza y el dolor emocional y a pesar de que querríamos cambiar  nos sentimos completamente indefensos. Otras veces, nos vemos envueltos en una batalla mental que no es más que el reflejo de la lucha entre nuestra mente consciente con aquella otra parte de nuestra mente mucho más profunda y escurridiza, nuestra mente no consciente.

Nuestra mente consciente es aquella parte de la mente que procesa aquellos pensamientos e imágenes que reconocemos, todo aquello de lo que tenemos consciencia.

Nuestra mente subconsciente o no consciente, por el contrario, trabaja en silencio, procesando y registrando pensamientos e imágenes sin que tengamos conciencia de ello. Es ahí  donde reside nuestra esencia,  nuestras creencias fundamentales, nuestras habilidades nuestras emociones y nuestro comportamiento. Es allí dónde están guardadas nuestras “respuestas” esenciales.

Constantemente hacemos uso de esta parte de nuestra mente a pesar de que no somos conscientes de ello. Pensamos, razonamos, nos comprometemos y a veces incluso juramos hacer esto o aquello, nos juramos que esta vez si que vamos a cambiar y, casi siempre, parece que hay una fuerza mayor que impide que nos frena. ¿Con qué parte de nuestra mente nos estamos comunicando?

Para ser influidos y encontrar la fuerza para cambiar nuestros esfuerzos son en vano si lo único que hacemos es comunicarnos con nuestra mente consciente. Desgraciadamente, esto es lo que solemos hacer.

Si queremos cambiar, necesitamos comunicarnos con aquella parte de nuestra mente que está por debajo de nuestra consciencia, aquella parte de nuestra mente que forma parte de nuestra esencia.

La hipnosis es posiblemente una de las maneras más eficaces para acceder a esta parte de nuestra mente que normalmente queda fuera de nuestra consciencia. Es una herramienta que nos permite acceder y aplicar todo aquello que deseamos conscientemente a un nivel más profundo. Acceder a esta parte de nuestra mente no va a evitar que sintamos dolor o tristeza, pero sí que nos va a permitir llegar al corazón de nuestro problema, identificarlo y tomar conciencia de ello, para poder tomar tratar desde ahí  de manera más efectiva con cualquier problema que nos aflija.

Comparte:
  • email link Nuestras dos mentes
  • twitter Nuestras dos mentes
  • googlebookmark Nuestras dos mentes
  • facebook Nuestras dos mentes
  • stumbleupon Nuestras dos mentes
  • delicious Nuestras dos mentes
Posted in Uncategorized, October 15th, 2011 | Eva Palmer

Archives





16 Responses



Leave a Reply