Sugestiones hipnóticas

¡No hagas Sugestiones hipnóticas

¡No hagas!

Sugestiones Hipnóticas Hipnosis Barcelona

¿Qué es la sugestión? Ante todo es una forma de comunicación en respuesta a un estímulo. Nuestro cuerpo y nuestra mente interactúan neurofisiológicamente. A través de los sentidos percibimos el mundo que nos rodea, y por medio de ellos, comunicamos al cerebro la información recibida, éste a su vez, reacciona en respuesta a esa información, de forma consciente e inconsciente. Por ejemplo; un perfume nos puede recordar a una persona determinada, el sabor de una fruta especial a momentos de la infancia en los que disfrutábamos de ese manjar…

Durante las veinticuatro horas del día, estamos recibiendo todo tipo de sugestiones. Los medios de comunicación por ejemplo invaden nuestra mente no consciente con mensajes de publicidad, opiniones e información, parcial e imparcial. La educación también utiliza una forma de sugestión en la que está implícita la intención de los que escribieron los libros de texto, las ideas políticas o religiosas del momento o de nuestros profesores,… También los padres son un factor influyente en la sugestión de los hijos, especialmente cuando son pequeños. La frase más común que oímos de niños es: No hagas esto, no hagas lo otro, por que te hará daño etc. una sugestión como esta puede ser negativa para un futuro en la vida del niño, ya que en la adolescencia o en su mayoría de la edad puede acarrear miedos y dolencias imaginarios, consecuencia de padres sobre protectores. También se nos pueden dar sugestiones positivas que favorecerán nuestro desarrollo.

También existe otro tipo de sugestión, la que nos practicamos a nosotros mismos y ésta a veces es voluntaria otras, involuntaria. La autosugestión nace de nosotros mismos ya sea motivada por estímulos internos o externos, sensaciones imaginarias o reales y está ligada a la forma en que transmitimos la información a nuestro cerebro en función de lo que percibimos de la realidad.

Por ejemplo: si tengo la sensación de cansancio prolongado o un dolor en el pecho, y soy fumador, tal vez mi comunicación interna me diga, que es momento de dejar de fumar, o de ir al médico. En el mismo momento que me pregunto: ¿Qué me está pasando? Y empiezo a darme respuestas estoy empezando a poner en práctica la auto-sugestión.

La información que recibimos durante nuestra infancia, la familia, el medio sociocultural y religioso donde nos educamos, los medios de comunicación, la publicidad, afectan nuestra mente no consciente provocando un fenómeno de condicionamiento por auto-sugestión involuntaria, a creer ciertas cosas, modelando nuestra realidad. La auto-sugestión involuntaria, puede ser negativa o positiva. Si es negativa será dañina y podrá crear comportamientos no reflexivos ante diversas situaciones. Si es positiva, será benéfica.

La autosugestión involuntaria negativa hace referencia a cuando el estímulo de la mente no consciente se produce por intervención del miedo. Un ejemplo clásico es: Si no estudias, no serás nada en la vida…la intención de fondo de los padres puede ser buena, pero dependiendo de muchísimos factores puede terninar siendo una profecia autocumplida.

Este tipo de sugestión negativa puede afectar profundamente al subconsciente. Y con el tiempo generar pensamientos negativos que crean acciones fuera del control consciente. El mejor ejemplo lo son las fobias. A través de una autosugestión involuntaria negativa en estado de vigilia, el miedo se implanta en el subconsciente, y aflora ante el menor estímulo.

En terapia a veces el terapeuta utiliza una sugestión involuntaria negativa, con la intención de modificar una conducta negativa concreta que genera una autosugestión involuntaria negativa en el paciente para modificar un acto no deseado. Un ejemplo sería provocar rechazo al tabaco para que el paciente elimine este hábito.

La autosugestión voluntaria, es aquella que nos practicamos intencionadamente. Muchas veces nos repetimos mentalmente alguna frase para sentirnos más seguros ante una situación determinada, o nos damos ánimos cuando tenemos que hacer algo que requiere un esfuerzo y queremos hacerlo bien. No es suficiente con decirlo, para que realmente sea efectivo también tengo que crear en mi cuerpo las sensaciones que yo asocio a lo que quiero conseguir.

Cuando practiquemos las sugestiones voluntarias siempre deben estar enunciadas en sentido positivo ya que una autosugestión voluntaria negativa, no nos dará el resultado deseado, como consecuencia de que nuestro cerebro no procesa la negación como tal. Si nos autosugestionamos para dejar de fumar, y nos decimos, no fumaré, no debo fumar por que es malo para mi salud, etc. Estaremos perdiendo el tiempo, ya que la mente ordenará fumar y cuando más se proponga no fumar más fumará.

Comparte:
  • email link Sugestiones hipnóticas
  • twitter Sugestiones hipnóticas
  • googlebookmark Sugestiones hipnóticas
  • facebook Sugestiones hipnóticas
  • stumbleupon Sugestiones hipnóticas
  • delicious Sugestiones hipnóticas
Posted in Uncategorized, May 26th, 2011 | Eva Palmer

Archives





11 Responses



Leave a Reply